Elementos clave a la hora de comprar una furgoneta de segunda mano

Ante la eterna pregunta de qué acciones son necesarias llevar a cabo a la hora de comprar furgoneta segunda mano, lo práctico, seguramente, sea tomar como referencia el uso que se le va a dar al vehículo, y una vez tomada tal consideración, seguir una serie de útiles consejos, que van desde el consumo de la misma a la cautela en el momento de compra.

Capacidad de carga, para empezar

La primera pregunta que hacerse es: ¿Qué vamos a transportar?. En el mercado hay distintos tipos de furgonetas, cada una de ellas orientadas a cubrir las diferentes necesidades del transportista, así que es esencial tener muy claro nuestro volumen de carga.

Solucionada esa pregunta inicial, otro aspecto clave a considerar, será el consumo, que se convierte en un quebradero de cabeza si no seleccionamos una furgoneta capaz de hacer su trabajo gastando el mínimo de combustible posible.

No debemos olvidar que el gasto en gasolina o diésel corre directamente de nuestro bolsillo, por lo que una furgoneta que consuma poco redundará positivamente en los beneficios totales resultantes de nuestro trabajo.

Por último, atender al hecho de que en nuestro vehículo de trabajo transportaremos también personas, esto es algo muy importante, ya que a veces el número de plazas reales no coincide con nuestras expectativas al adquirir el modelo.

No te olvides, tampoco, de que la furgoneta sea lo más sencilla de aparcar, sobre todo en la calle.

Furgonetas de segunda mano

Lo bueno de comprar furgonetas de segunda mano es que puedes obtener un vehículo de buenas prestaciones, a un precio más ajustado a tu presupuesto que si la comprases nueva.

Evita primeramente, las ofertas que parezcan auténticos chollos, esto es, poder tener una furgoneta de gama alta con menos de 100.000 Km por unos 10.000 €. Esa furgo no está bien, y a la larga te dará mas problemas que las soluciones laborales que te aporte. Rechaza la misma oferta si viene de Alemania o de cualquier otro país, sobre todo si descubres que ese mismo modelo, con garantía, viene a costar en España de segunda mano en torno a 20.000 €

Chequea por tanto tus opciones, mejor por la mañana para poder comprobar cada recoveco de la que será tu nueva furgoneta. Exige siempre el libro de revisiones al vendedor. Si éste no accede o muestra una actitud sospechosa, desconfía y no compres ahí.

Prueba la furgoneta, condúcela y literalmente: ¡Dala caña!

Verifica que responde como debería, que no hace ruidos raros, ni se le encienden lucecitas extrañas. Acabada tu prueba, solicita al vendedor la posibilidad de llevarla a tu taller para una revisión, que te informará del estado real del vehículo.

Si todo está bien, negocia. Al tratarse de una furgoneta de segunda mano, podrás recurrir a tus artes negociadoras para bajar el precio de la misma, algo que tu bolsillo, sin duda agradecerá.

Con todo esto, comprar una furgoneta segunda mano, te será sencillo, adquiriendo un modelo que se adapte a tus necesidades a buen precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *